20/10/2014   Eventos   Vínculos    Registración      Trigo     Soja      Maíz     Girasol      Guía Agropecuaria    Inicio
   Noviembre 2002

 
Unidad Integrada Balcarce INTA EEA - FCA UNMdP
Artículos de Divulgación Técnica
 

Verdeos de Verano

Jorge Castaño
EEA Balcarce-INTA
 

El cambio de reglas de juego ocurrido a principios de año impactó fuertemente en los sistemas de producción, principalmente en el componente ganadero, lo que hizo que se implantaran menos pasturas permanentes y verdeos de invierno, disminuyó el uso del grano como suplemento, se afectó la cadena y la productividad forrajera y con ello, la salida de los animales terminados para el mercado.

 

La situación económica en el país, a partir de la devaluación, determinó que durante el otoño 2002 se hayan sembrado muchas menos hectáreas de verdeos de invierno y pasturas permanentes. El precio de la hacienda en pesos frente al valor en dólares de los agroquímicos y semillas determinó, en ese momento, que se necesitaran muchos kilos de novillo para implantar una hectárea de pastura o verdeo.

Por otra parte, si tenemos en cuenta que en muchos planteos de invernada se han suprimido o disminuido sensiblemente los niveles de suplementación con grano, y que las fuertes heladas ocurridas durante junio y julio en toda la región determinaron una escasa oferta forrajera, no es difícil imaginar que la invernada 2002 evolucionará más lentamente que lo corriente. Es probable entonces que la oferta forrajera de primavera no alcance para la terminación de la invernada corta y que dicha terminación se desplace hacia el verano y otoño 2003.

Dentro de este contexto varios productores de la región están evaluando la incorporación, a su planteo productivo, de algún verdeo de verano (sorgo forrajero, moha, mijo).

 

SORGO FORRAJERO

Implantación

La época de siembra de este verdeo está condicionada por la temperatura del suelo que debe ser de al menos 17-18º C, lo que, en nuestra región ocurre a mediados de noviembre. Normalmente se siembran entre 13 y 18 kg de semilla por hectárea a una profundidad de 2-3 cm para suelos francos a franco-arcillosos. Si el destino del cultivo es pastoreo directo, se aconseja sembrar en líneas distanciadas a no menos de 45 cm entre sí y en la dirección de las aguadas, para disminuir el daño por pisoteo.

En el caso que el cultivo vaya a ser destinado a reserva forrajera (rollo, silo), se incrementará la densidad de siembra un 30-50 % y se sembrará a 15-30 cm entre líneas para obtener tallos más finos y mayor número por unidad de superficie.

Manejo del pastoreo

En general, y para zonas húmedas, se calcula sembrar una hectárea de sorgo forrajero cada 5-8 novillos, por lo que se manejarán altas cargas instantáneas en pleno verano, siendo la capacidad de las aguadas un punto muy importante a tener en cuenta.

En términos generales, el primer aprovechamiento se realiza 50-60 días posteriores a la siembra (inicio a mediados de enero), cuando el cultivo alcanza entre 60 y 70 cm de altura. Una demora en el momento del primer aprovechamiento, si bien conduce a una mayor acumulación de forraje, produce una importante disminución de su calidad y una demora en el rebrote. Realizado el primer pastoreo se recomienda un corte de limpieza para favorecer un rebrote homogéneo y de mejor calidad forrajera.

El segundo pastoreo se realiza, por lo común, entre marzo y abril, antes de la ocurrencia de las primeras heladas.

La producción del sorgo forrajero en nuestra región fluctúa entre 8 y 12 toneladas de materia seca (MS) por hectárea, según año; forraje disponible entre enero y abril con una calidad media de 55-65 % de digestibilidad y 10-14 % de proteína bruta. Debido a la gran disponibilidad de forraje, el sorgo forrajero debe ser manejado en parcelas con alambrado electrificado y altas cargas animales.

Reservas forrajeras

En el caso de destinar el sorgo a la confección de rollos, el momento adecuado de corte es el de emergencia de la panoja. En ese momento se conjugan un alto rendimiento de materia seca por hectárea con una aceptable calidad forrajera. Es imprescindible utilizar segadoras-cortadoras con acondicionador de forraje para acelerar y uniformar el secado de tallos y hojas en la andana. Cuando el forraje en la andana alcanza 18-20 % de humedad debe ser enrollado, tomando muy en cuenta que la enrolladora debe trabajar con presión en la cámara de compactación (100 lb/cm2).

Panorama de híbridos forrajeros

Algunos de los materiales disponibles en el mercado y sus principales características, según los criaderos, se describen a continuación:

Exuberante (NIDERA): Folioso, con tallos delgados. Macollador, buen rebrote. Buena relación hoja/tallo. Uso en pastoreo o como diferido.

Beefbuilder (NIDERA): Sus tallos contienen alto contenido de azúcares. Apto para pastoreo directo, diferido o silaje.

VDH 601 (ADVANTA): Florece a los 70-80 días desde la siembra. Buena relación hoja/tallo.

VDH 701 (ADVANTA): De floración tardía y alto rendimiento. Adecuado para silo.

Nutritop (ADVANTA): De nervadura marrón, asociado a menor contenido de lignina. Para planteos intensivos.

Rendidor 6 (MORGAN): Buena capacidad de crecimiento ante diversas condiciones ambientales. Para pastoreo directo y heno.

Futuro (El SORGAL): Tallos finos y alto contenido de azúcar. Apto pastoreo directo y heno.

 

MOHA y MIJO

Estas dos gramíneas anuales comúnmente son utilizadas por los productores de la zona sudeste para proveerse de rollos hacia fines del verano. Su época de siembra es el mes de noviembre, utilizando unos 15 kg/ha de semilla en siembras a 15-17,5 cm entre surcos. El cultivo se deja evolucionar y luego de 90-110 días de acumulación de forraje se realiza el corte para la confección de rollos.

El momento donde se logra un buen balance entre rendimiento y calidad de la materia seca es el inicio del panojamiento. No tiene sentido dejar "semillar" a estos cultivos porque las semillas se desgranan durante la permanencia en la andana y el posterior enrollado; además, la calidad del forraje disminuye sensiblemente en este estado de maduración. Si el objetivo es obtener altos volúmenes de forraje conviene sembrar mohas tipo "colorada gigante", mientras que las tipo "Carapé INTA" producen menor volumen pero de mayor calidad.

El rendimiento de este tipo de cultivos oscila entre 5 y 7 toneladas de materia seca por ha, lo que puede traducirse entre 8 y 12 rollos de 500 kg cada uno por ha. Estos rollos, en general, son de buena calidad para la restricción alimenticia pos destete en vacas de cría, pero insuficiente para planteos de invernada corta.

 

____________________________________

Artículo publicado en Revista Visión Rural, Año X Nº 46, Setiembre-Noviembre 2002

 

 
Términos y Condiciones de Uso      Política de Privacidad

Copyright 2000-2014 - Todos los derechos reservados
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 506866.

 

Manos x Hermanos : Ayudanos a Ayudar
 

Buscar en el Sitio

Búsqueda personalizada

 

Olivicultura de Precisión

 OLIVICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
170 págs.