29/8/2014   Eventos Vínculos El Tiempo Registración Conózcanos Contacto Inicio

Ing. Agr. Sergio Pergolini


Diferentes Modelos de Siembra y Fertilización con Azufre del Cultivo de Soja en un Sector de Lomas

Autor: Ing. Agr. Sergio Pergolini 
Asesor Privado
 

Introducción

El correcto manejo del cultivo de soja permite la expresión del potencial productivo del ambiente y del cultivar utilizado. La determinación de las prácticas de manejo (elección de fecha de siembra, espaciamiento entre surcos, densidad de siembra, fertilización, etc.) que permitan alcanzar este objetivo implica, como requisito previo, contar con un adecuado conocimiento tanto del ambiente como de los cultivares disponibles (Baigorrí, 1997).

El espaciamiento entre surcos (EES) es una práctica de manejo que puede tener, en determinadas situaciones, un importante efecto sobre el rendimiento de los cultivos, ya que cuando las condiciones ambientales de suelo y clima limitan el crecimiento del cultivo, la reducción del EES contribuye a mejorar el aprovechamiento de la radiación solar (Vega y Andrade, 2000).

Por otra parte, la adecuada disponibilidad de nutrientes asegura un buen crecimiento foliar y una alta eficiencia de conversión de la radiación interceptada. Cualquier limitación nutricional, principalmente fósforo (P) y azufre (S) reduce el crecimiento del cultivo de soja, lo cual limita la captura de la radiación incidente. Las respuestas al S se han observado, fundamentalmente, en lotes con bajos niveles de materia orgánica, prolongada historia agrícola, elevada respuesta a N, y/o con niveles de S-sulfatos menores de 5 ppm en suelos arenosos (García et al, 1998).

 
Antecedentes e importancia del trabajo

El rendimiento del cultivo de soja, se puede descomponer en número de granos y peso individual de los granos. Las caídas en los rendimientos se deben, en general, a una disminución en el número de granos. El peso de los granos, por el contrario, raramente es afectado (Gutiérrez Boem y Scheiner, 2003).

El número de granos por unidad de área de suelo queda determinado durante el período R2-R5 (floración–inicio de llenado de granos) y su reducción sólo puede ser compensada parcialmente por el aumento en el peso unitario de las semillas. Por este motivo, se puede decir que el objetivo es desarrollar un cultivo con optimo estado a floración (Baigorrí, 1997).

Una buena cobertura del suelo a floración depende, entre otras cosas del espaciamiento entre hileras y de la disponibilidad de nutrientes.

Trabajos realizados por Bragachini et al (2003) muestran que la reducción del espaciamiento entre hileras (52.5 cm vs 26 cm) en los ambientes de loma marca beneficios económicos en el cultivo de soja, ya que se incrementa el rendimiento del mismo. Estos autores encontraron incrementos de rendimiento del orden de los 720 kg ha-1 para un cultivo de soja (variedad DM 4800) sembrado el 18 de Diciembre en la localidad de Manfredi, Córdoba.

Por otra parte, algunos trabajos (Echevarría et al, 2001; García, 2003) muestran respuestas significativas de rendimiento del cultivo de soja a la fertilización con azufre. Dichas respuestas, generalmente, se han encontrado en ambientes pobres, con alto contenido de arena, bajo contenido de materia orgánica y larga historia agrícola.

Teniendo en cuenta la importancia de seleccionar correctamente el espaciamiento entre surcos y la realización de fertilización azufrada del cultivo de soja según el ambiente, la hipótesis de este trabajo es que el manejo diferencial de los ambientes de loma, con respecto al manejo convencional, ocasiona incrementos en los rendimientos del cultivo. Por tal motivo, el objetivo de este trabajo fue evaluar el efecto del manejo diferencial del espaciamiento entre surcos y la fertilización, en los ambientes de loma de un lote, sobre el rendimiento del cultivo de soja y sus componentes directos e indirectos.

 
Materiales y métodos

El ensayo se realizó en la campaña 2003/04, en proximidades de la localidad de Intendente Alvear, Departamento Chapaleufú, provincia de La Pampa. El lote en el que se llevó a cabo la experiencia presenta áreas productivas netamente diferentes, por este motivo, visualmente, se lo dividió en dos zonas: bajos fértiles y lomas degradadas, realizándose la experiencia en este último sector.

Los modelos de siembra y la fertilización que se utilizó fueron: siembra a 52.5 cm entre líneas sin fertilización (siembra convencional) y siembra en rombo con fertilización (70 kg ha-1 de sulfato de Amonio, aplicado al momento de realizado el cruce de las líneas de siembra, ubicado al costado de la hilera).

El cultivar empleado fue Don Mario 4800 (GM 4.5 indeterminado). La siembra se realizó el 16 de Noviembre, con una sembradora de siembra directa, a una densidad de 21 semillas por metro lineal. En el modelo de siembra en rombo, la segunda línea se realizó con 14 semillas por metro lineal.

Las malezas, en el ciclo del cultivo, fueron controladas con una aplicación de 3.0 lt ha-1 de Alteza + 1.5 lt ha- 1 de Glifosato. Los insectos se controlaron con insecticidas específicos y con las dosis recomendadas.

El diseño del experimento fue en franjas con testigo apareado, sin repeticiones, realizándose tres muestras de 0.525 m-2 en cada tratamiento. En este ensayo no se pueden analizar estadísticamente los efectos individuales de las variables (espaciamiento y fertilización) ó su interacción por los tratamientos que se realizaron. Sin embargo, la información generada puede resultar útil para orientar el manejo que se puede realizar en los sectores de lomas. Las determinaciones y datos que se obtuvieron fueron:

  1. Número de plantas m-2: se contaron las plantas en la superficie establecida y el valor se convirtió a m-2.
  2. Número de vainas m-2: se determinó mediante el corte de las vainas de las plantas presentes en la superficie determinada y su posterior conversión a m-2.
  3. Número de vainas planta-1: se determinó como el cociente entre el Número de vainas m-2 y el Número de plantas m-2 determinadas previamente.
  4. Rendimiento en grano (kg ha-1): se cosecharon manualmente las vainas presentes en 0.525 m-2, se pesaron los granos y el valor se corrigió al 13.5% de humedad.
  5. Peso de los mil granos: se determinó pesando 100 granos y el valor se lo multiplicó por 10.
  6. Número de granos m-2: se determinó como el cociente entre el rendimiento en grano y el peso de los mil granos.
  7. Número de granos vaina-1: se determinó como el cociente entre el Número de granos m-2 y el Número de vainas m-2 determinados anteriormente.
  8. Se calcularon coeficientes de correlación (r), coeficientes de determinación (R2) entre algunas variables utilizando los 6 datos (n = 6) obtenidos de las tres muestra de cada tratamiento.

 
Resultados y discusiones

El rendimiento en grano del cultivo estuvo estrechamente relacionado con el número de granos m-2 que el cultivo logró fijar (r = 0.99; n = 6). Este tipo de relación también fue encontrada por Gutierrez Boem y Scheiner (2003). El mayor número de granos m-2 que el cultivo logró fijar con la siembra en rombo y con fertilización se debería a un mejor aprovechamiento de la radiación fotosintéticamente activa incidente en el período de definición de este componente del rendimiento.

Figura 1. Relación entre el número de granos m-2 y el rendimiento
en grano del cultivo de soja. Los datos corresponden a la variedad 
DM 4800 sembrada con espaciamiento de 52.5 cm entre hileras 
(símbolos vacíos) y en rombo con fertilización (símbolos llenos).

 

A continuación, en las tablas 1 y 2 se observan los componentes indirectos, directos y el rendimiento en grano del cultivo de soja, con la siembra convencional y la siembra en rombo con fertilización, respectivamente. En dichas tablas, se presenta los valores de cada muestra y el valor promedio junto con el desvío estandart y el coeficiente de variación de cada variable.

Por otra parte, en la tabla 3 se observan las diferencias entre los valores promedios de cada tratamiento, expresadas en término absoluto y relativo (%).

Tabla 1. Componentes indirectos, directos y rendimiento en grano del cultivo de soja (variedad DM 4800) sembrado con espaciamiento de 52.5 cm entre hileras en un ambiente de loma.

Siembra convencional (52.5 cm entre hileras)

Muestra

Componentes indirectos

Componentes directos

Rendimiento13.5 % hum. kg/ha

Plantas m-2

Vainas m-2

Vainas pl-1

Gr vaina-1

granos m-2

Peso de mil granos (gr)

1

24.8

608

25

2.1

1278

144.2

1843

2

26.7

577

22

2.0

1181

147.8

1745

3

34.3

790

23

2.0

1615

156.1

2522

Promedio

28.6

658

23

2.1

1358

149.4

2037

Desv. est.

4.11

94.21

1.18

0.03

186.10

5.00

345.51

CV (%)

14.40

14.31

5.12

1.34

13.70

3.35

16.96

 

Tabla 2. Componentes indirectos, directos y rendimiento en grano del cultivo de soja (variedad DM 4800) sembrado en rombo con fertilización en un ambiente de loma.

Siembra en rombo con fertilización

Muestra

Componentes indirectos

Componentes directos

Rendimiento 13.5 % hum. kg/ha

Plantas m-2

Vainas m-2

Vainas pl-1

Gr vaina-1

granos m-2

Peso de mil granos (gr)

1

45.7

840

18

2.1

1745

150.0

2618

2

45.7

752

16

2.0

1526

146.2

2231

3

47.6

1103

23

1.9

2100

157.0

3297

Promedio

46.3

898

19

2.0

1790

151.1

2715

Desv. est.

0.9

148.9

2.8

0.1

236.3

4.5

440.6

CV (%)

1.9

16.6

14.6

3.7

13.2

3.0

16.2

 

Tabla 3. Diferencias en los componentes indirectos, directos y el rendimiento en grano entre los tratamientos evaluados.

Diferencia de medias entre tratamientos

Valor

Componentes indirectos

Componentes directos

Rendimiento 13.5 % hum. kg/ha

Plantas m-2

Vainas m-2

Vainas pl-1

Gr vaina-1

granos m-2

Peso de mil granos (gr)

Absoluto

17.8

240

-4

-0.1

432

1.71

679

Rel. (%)

62.2

36.5

-16.2

-3.0

31.8

1.1

33.3

 

Tal como se observa en la tabla 3, el componente indirecto que se modificó, si bien no existen análisis estadísticos, a favor del tratamiento siembra en rombo con fertilización fue el número de vainas m-2, lo cual estuvo estrechamente relacionado con el número de granos m-2 (r = 0.99; n = 6) (figura 2 A) y, por lo tanto, con el rendimiento en grano (r = 0.99; n = 6) (figura 2 B). En este punto es importante señalar que el mayor número de vainas m-2 del cultivo sembrado en rombo con fertilización no se debió a la mayor densidad, ya que si el cultivo sembrado a 52.5 cm hubiese logrado cubrir el surco, el número de vainas m-2 tendría que haber sido prácticamente el mismo, debido a la alta capacidad de compensación del cultivo de soja. Este tipo de análisis también es posible de realizar en un trabajo realizado por Bragachini et al., si se compara el espaciamiento, en un sector de lomas, de 52.5 cm con alta densidad (500.000 pl ha-1) y el espaciamiento de 26 cm con baja densidad (350.000 pl ha-1). Es decir, que el verdadero efecto sobre el número de vainas m-2 fue el del modelo de siembra y la fertilización.

Figura 2. Relación entre el número de vainas m-2 y el número 
de granos m-2 (A) y el rendimiento en grano (B) del cultivo de 
soja. Los datos corresponden a la variedad DM 4800 sembrada 
con espaciamiento de 52.5 cm entre hileras (símbolos vacíos) y 
en rombo con fertilización (símbolos llenos).

 

Por otra parte, el número de vainas planta-1 no presentó relación con el rendimiento (r = 0.0024; n = 6) y el número de granos vaina-1 presentó una relación inversa (r = -0.76; n = 6). Estos dos componentes indirectos presentaron mayor valor en la siembra convencional, si bien no existen análisis estadísticos para confirmarlo. Este comportamiento se debería a la capacidad de compensación del cultivo de soja por la menor densidad. El número de vainas planta-1 fue más afectado que el número de granos vaina-1.

En cuanto a los componentes directos del rendimiento, el número de granos m-2 fue la variable más afectada por los tratamientos y la que estuvo más relacionada con el rendimiento, siendo mayor el valor en el tratamiento siembra en rombo con fertilización. Esto se debería, como ya se explicó, a un mejor aprovechamiento de la radiación fotosintéticamente activa incidente en el período de definición de este componente del rendimiento. El peso de los mil granos no presentó prácticamente diferencias entre los tratamientos.

En la figura 2 se observa el rendimiento promedio de los dos tratamientos evaluados y la diferencia entre ambos. En términos relativos, la diferencia de rendimiento en grano, entre los tratamientos evaluados, estuvo en el orden del 33% (tabla 3).

 

Figura 2. Rendimiento en grano del cultivo de soja (variedad DM 4800) 
al 13.5% de humedad con diferentes modelos de siembra y fertilización 
en un ambiente de loma. Los datos son el promedio de tres muestras en 
cada tratamiento.

 
Conclusiones

La siembra en rombo con fertilización azufrada permitió incrementar el rendimiento del cultivo en el sector de lomas debido, probablemente, a una mayor eficiencia de intercepción de la radiación incidente el cultivo, lo cual modificó, principalmente, el número de granos m-2.

Si bien el incremento de rendimiento logrado con la siembra en rombo más la fertilización azufrada fue interesante, se cree que sí las plantas hubiesen tenido distribución más uniforme (por ejemplo siembra de las lomas con sembradora de granos finos), el incremento de rendimiento hubiese sido aún mayor por la mayor eficiencia de intercepción de la radiación incidente en el período en que el cultivo definen el número de granos m-2. No obstante, la siembra en rombo resulta una alternativa válida para aquellos productores que no disponen de la maquinaria para realizar tal trabajo y presentan en sus campos alta variabilidad ambiental.

 
Bibliografía

Baigorrí, H. 1997.- Manejo del cultivo. En: El cultivo de la Soja en Argentina. Giorda, L. y Baigorrí, H., editores.

Bragachini M., Méndez A., von Martini A. y. Tula M. 2003.- "Evaluación de Respuesta Sitio Específico de dos Espaciamiento entre Hileras en Soja de 2da sobre Trigo"

Echeverría, H., Ferraris, G., Gutierrez Boem, F. y Salvagiotti, F. 2003.- Soja: Respuesta a la fertilización en la región Pampeana - Resultados campaña 2000-01 de la Red de Ensayos del Proyecto Fertilizar

García, F. O. 2003.- Soja: Criterios para la fertilización del cultivo. En: www.inpofos.org 

García, F. O., Fontanetto, H. y Vivas, H. 1998.- "La fertilización del doble cultivo Trigo-Soja". En: Información técnica Trigo. Publicación miscelánea Nº 94. INTA Rafaela

Gutiérrez Boem, F. H. y Scheiner, J. D. 2003.- "Fertilización fosforada del cultivo de Soja".

Vega y Andrade, F. 2000.- Espaciamiento y densidad de siembra. En: Bases para el manejo del cultivo de maíz, girasol y soja.

  

  

Biblioteca


 

 
Términos y Condiciones de Uso      Política de Privacidad

Copyright 2000-2012 - Todos los derechos reservados
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 506866.

 

Manos x Hermanos : Ayudanos a Ayudar
 

Buscar en el Sitio

Búsqueda personalizada

 

Olivicultura de Precisión

 OLIVICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
170 págs.

 

   

.: publicaciones :.

 
¿Vamos al grano?
 

285 págs.
Más Información...