22/10/2014   Eventos   Vínculos    Registración      Trigo     Soja      Maíz     Girasol      Guía Agropecuaria    Inicio

Ing. Cristian Kleine


Comparación de los Rendimientos y Algunos Parámetros Químicos luego de Varios Años bajo Labranza convencional y Siembra Directa en el Sudoeste de Buenos Aires

Autores: Ing. Agr. Cristian Kleine1 e Ing Agr Carlos A. Puricelli (MSc)2

 1 Ea. Cerro Nopostá, Tornquist, Buenos Aires, Argentina.
2
Caronti 105, 9°C (8000), Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina.

 

Introducción

El objetivo de este trabajo fue cuantificar en el largo plazo los cambios en el suelo y en la producción de los cultivos al pasar del sistema convencional a siembra directa en un establecimiento del Sudoeste de la provincia de Buenos Aires.

 

Materiales y métodos

Se utilizaron dos parcelas de 8 ha cada una, ubicadas en el establecimiento del Hogar Funke del partido de Tornquist (Pcia. de Buenos Aires). El terreno fue previamente sistematizado con curvas de nivel sin gradiente en 1975, por lo que se estimó que las pérdidas de suelo en los años previos y durante las pruebas fueron bajas.

El suelo fue clasificado como Argiudol típico profundo, de textura franca en el horizonte A y franco-arcillosa en el B2. El porcentaje de la pendiente varió entre el 2-3%.

Los sistemas de labranza utilizados fueron los siguientes:

  • SIEMBRA DIRECTA (SD): En este sistema, se utilizó barbecho químico (glifosato). La siembra se efectuó con diferentes tipos de sembradoras durante el período del ensayo para realizar una tarea eficaz. La dosis media de fertilización incluyó 70 kg/ha de Fosfato diamónico (DAP) y 50 kg/ha de Urea.
  • LABRANZA CONVENCIONAL (LC): El barbecho se realizó con rastras pesadas de discos, y cultivadores de campo. La dosis media de fertilización incluyó 60 kg/ha de Fosfato diamónico (DAP) y 20 kg/ha de Urea.

Las determinaciones en el suelo, fueron realizadas en los primeros 20 cm y hasta los 60 cm para nitratos (NO3). Las muestras se hicieron en un elevado número de puntos, elegidos al azar en cada parcela. Las muestras fueron analizadas según métodos estándar para carbono orgánico (C.O., por combustión húmeda); P-disponible (Bray-1); NO3 (método colorimétrico).

La evaluación del rendimiento se realizó por cosecha mecánica y pesada directa en balanzas convencionales. La secuencia de cultivos fue: Maíz-Trigo-Girasol- Trigo-Girasol- Trigo-Girasol-Cebada-Maíz-CebadaMaíz-Trigo. El periodo analizado fue de 12 años, desde 1986 hasta 1997.

Tanto para los rendimientos como para los parámetros químicos se obtuvo la diferencia entre las labranzas (SD-LC), y se expresaron en porcentaje. Los datos también se ajustaron en función del tiempo a modelos lineares, no lineares o cuadráticos dependiendo del caso.

 

Resultados obtenidos

a. Evaluación de los rendimientos

Los valores de rendimiento para los 12 años del ensayo con los dos sistemas de labranzas, se presentan en la Tabla 1.

Tabla 1. Rendimientos y diferencia (qq/ha) para dos sistemas de labranza en 12 años de evaluación.

Año Cultivo SD LC Diferencia SD vs LC
1 1986 Maíz 35.8 32.8 +3
2 1987 Trigo 42.8 43.9 -1.1
3 1988 Girasol 10.8 8.9 (a) +1.9
4 1989 Trigo 41.7 43.7 -2
5 1990 Girasol 2.8 (b) 14.0 -11.2
6 1991 Trigo 30.5 32.6 -2.1
7 1992 Girasol 15.5 15.1 +0.4
8 1993 Cebada 50.0 30.7 +19.3
9 1994 Maíz 32.8 25.5 +7.3
10 1995 Cebada 15.4 16.0 -0.6
11 1996 Maíz 36.2 15.6 +20.6
12 1997 Trigo 16.0 6.0 +10

Observaciones: (a) afectado por liebres, (b) defectos de la sembradora.

 

Si bien no hubo diferencias significativas en el rendimiento promedio de los cultivos entre SD y LC (Figura 1), puntualmente hubieron más casos con diferencia de rendimiento a favor de la SD (7 casos) que a favor de la LC (5 casos) (Tabla 1). Esa diferencia favorable, a su vez, se distribuyó mayoritariamente en los cultivos de verano en SD (71%) mientras que para LC fue en los cultivos de invierno (80%).

Figura 1. Rendimiento promedio para cultivos de verano (Maíz-Girasol) y de invierno (Trigo-Cebada) en siembra directa (SD) y labranza convencional (LC). Las barras indican diferencias entre tratamientos dadas por el desvío estándar.

 

La diferencia entre los tratamientos de labranza para cada año (SD-LC) se expresaron en porcentaje; luego se corrigió ese valor según la transformación arcoseno (Variable Y). Se correlacionó ese valor con el de código (N°) para cada año (Tabla 1) obteniéndose los resultados que se presentan a continuación:

Modelo

R2

Signific.

Ecuación de ajuste

Y= a + bx

0.387

al 95%

Y= -41.66 + 10.22x

Y= a + bx + cx2

0.835

al 99.95%

Y= 49.19 - 28.71x + 2.99x2

 

El modelo cuadrático representó bien la evolución de las diferencias entre SD y LC, mostrando que la SD produjo en los primeros años rendimientos similares o inferiores a LC, pero a partir del 8 año (año 1993), se observan marcadas diferencias a favor de SD (Figura 2). Ello se atribuyó al buen control de las malezas (ej.:gramón) con glifosato en el tratamiento SD, más que a cambios en las propiedades del suelo.

Figura 2. Evolución en el tiempo de la diferencia relativa porcentual del rendimiento entre SD y LC.

 

b. Cambios en algunas propiedades químicas del suelo

En la Tabla 2 se muestran los valores de M.O.%, P-disponible (P-disp), NO3 y el promedio y coeficiente de variación; medidos anualmente en los primeros 20 cm del suelo y para ambos sistemas de labranza. El NO3 presentó gran variabilidad (C.V. 63%), siendo baja en M.O.(entre 8% y 13% de C.V.).

 

Tabla 2. Contenido de M.O(%), P-disp (ppm), NO3 (ppm) su promedio y C.V.(%), en la capa arable, para dos sistemas de labranza (SD y LC), luego de 12 años de ensayo.

  M.O. (%) P-disp (ppm) NO3 (ppm)
Año SD LC SD LC SD LC
1986 3.10 3.10 15.9 23.7    
1987 3.30 2.60 26.0 26.4    
1988 3.10 2.60 66.9 23.6 11.9 15.6
1989 2.80 2.60 31.0 23.6 14.3 10.3
1990 2.80 2.60 23.2 18.1 13.0 13.0
1991 3.30 2.80 28.8 24.3 4.50 5.30
1992 3.00 2.60 29.4 33.5 19.0 23.5
1993 2.44 1.74 22.5 18.6 35.1 16.6
1994 2.83 2.21 21.8 19.3 61.6 76.3
1995 2.68 2.30 19.7 15.1 42.9 48.3
1996 3.12 2.49 29.3 18.6 53.1 54.4
1997 2.88 2.62 12.2 11.1 66.7 58.2
1998 2.98 2.66 20.2 15.5 38.2 32.2
1999 3.05 2.10 26.6 13.5 32.7 30.2
Promedio 2.95 2.50 26.7 20.3 32.7 31.9
Coef.Var(%) 8 13 48 29 63 70

 

Al comparar a la SD con LC, se observó que las diferencias a favor de la siembra directa fueron de gran importancia en M.O.% y, en menor grado, en P-disp. La enorme variación propia del parámetro NO3, impidió encontrar diferencias apreciables entre las labranzas (Figura 3).

Figura 3. Variación anual de la diferencia entre SD-LC para diferentes parámetros químicos del suelo (M.O%, P-disp y NO3)

 

Si se consideran los años como repeticiones, el ANOVA indica diferencias significativas entre sistemas de manejo solamente para M.O., no encontrandose diferencias entre sistemas para P-disp y NO3.

La evolución de M.O bajo SD muestra una estabilización durante el período considerado, mientras que bajo LC la M.O. tiende a disminuir; ocurre lo mismo con el P-disp y NO3 (datos no publicados).

 

c. Estimación de los aportes de Materia Seca por los rastrojos

Se utilizó una aproximación a la cantidad de materia seca (MS) aportada por los distintos cultivos en siembra directa. Se empleó el "Indice de Cosecha" (I.C.) en base a valores medios típicos utilizándose 0.35 para trigo; 0.24 para girasol; 0.43 para maíz y 0.38 para cebada.

Los valores de rendimiento se ajustaron por humedad al 90% del peso, calculándose la M.S. de la parte aérea que aportó cada cultivo a partir del I.C.; siendo I.C= Ms grano / Ms grano + Ms parte aérea

Se estimó el peso total de la materia seca producida en los 10 años en aproximadamente 52.3 ton/ha (Tabla 3).

 

Tabla 3. Aportes en MS (kg/ha) promedios y totales por los cultivos realizados en siembra directa.

Cultivos     Kg/ha de M.S.

aérea

TIPO

CANTIDAD TOTALES PROMEDIO DESV.ESTD

Maíz

3 12.503 4.167 1.811

Trigo

4 21.896 5.474 1.805

Cebada

2 9.603 4.801 2.540

Girasol

3 8.294 2.764 1.494

Total

12 52.296    

Media

  4.358 4.302  

Los valores medios anuales de producción de MS fueron mayores para los cultivos de invierno con respecto a los de verano, la media corregida por el número de cultivos fue de 4,3 t/ha. Ese aporte no resultó suficiente para modificar favorablemente el nivel de M.O. del horizonte A en la siembra directa, sin embargo en la labranza convencional hubo una clara declinación de la M.O.

 

 

Vea este y otros trabajos en el sitio oficial de INPOFOS Cono Sur.

 

Biblioteca


 
Términos y Condiciones de Uso      Política de Privacidad

Copyright 2000-2014 - Todos los derechos reservados
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 506866.

 

Manos x Hermanos : Ayudanos a Ayudar
 

Buscar en el Sitio

Búsqueda personalizada

 

Olivicultura de Precisión

 OLIVICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
170 págs.