21/12/2014   Eventos   Vínculos    Registración      Trigo     Soja      Maíz     Girasol      Guía Agropecuaria    Inicio

Ing. Adrián Gargicevich


Sembradoras para Maíz.  Tres Herramientas para Mejorar la Calidad de la Siembra1

Autor: Ing. Agr. Adrián GARGICEVICH
INTA AER Casilda
Junio de 2004

1 Información elaborada sobre la base de USO EFICAZ DE LAS SEMBRADORAS PARA MAIZ - Morgan Mycogen 1998. Autores Maroni Jorge y Gargicevich Adrián

  
La calidad de siembra del maíz.

Un objetivo indiscutible, para obtener la máxima expresión del potencial de rendimiento de maíz, es lograr una adecuada población y distribución de las plantas en el lote. Lograr una buena siembra es el principio de un cultivo exitoso.

La Buena Siembra
Se define como una buena siembra aquella donde la diferencia entre la cantidad de plantas de maíz posibles de obtener y las emergidas, es mínima, la distancia entre ellas es uniforme y el tiempo transcurrido para emerger es el mínimo para el conjunto de la población.
(Maroni J. y Gargicevich A. 1998)

Normalmente se observan importantes diferencias entre las poblaciones de maíz programadas a la siembra y las logradas. Estas diferencias son el efecto de varios factores, a saber: mecánicos, biológicos, ambientales y de proceso. La manera en la cual los agricultores intervienen relacionando dichos factores entre sí, es determinante para un buen resultado. Hacer "bien" las cosas es indispensable para que los errores cometidos el día de la siembra no nos persigan hasta el día de la cosecha.

En este artículo solo abordaremos entre los factores mecánicos, algunos conceptos de correcta operación de la máquina sembradora. Para asegurar un buen comienzo del cultivo de maíz proponemos poner énfasis en controlar cada uno de los puntos de atención de la sembradora antes y durante la siembra.

Como un aporte en tal sentido, este trabajo brinda tres herramientas destinadas a mejorar el control de calidad del proceso en la siembra de maíz:

  1. Una forma de verificación práctica de la densidad de siembra;

  2. Un procedimiento de evaluación práctica de la distribución espacial de semillas de maíz en el surco de siembra; y

  3. Un listado ordenado de controles a seguir para la puesta a punto de la máquina sembradora.

El costo económico requerido para observar esta serie de recomendaciones es mínimo. Su utilización permite mejorar la calidad de la siembra, aumentando la eficacia y la eficiencia en el manejo en el cultivo de maíz.

La profesionalización de la tarea de siembra es necesaria para lograr la máxima expresión del potencial ofrecido por las tecnologías de insumos que se dispone actualmente en Argentina. Solamente se requiere predisposición y capacidad para analizar cuidadosamente estas cuestiones, sopesarlas y obrar en consecuencia. Hacer bien las cosas no es necesariamente más caro, pero requiere de método!

  

1º Herramienta
Verificación Práctica de la Densidad de Siembra

Pasos:

  1. Realizar los siguientes pasos de control de densidad de siembra bajo las condiciones en las que funcionará definitivamente la sembradora: terreno, velocidad, profundidad, tipo de semilla, etc..

  2. Repetir los controles que se detallas a continuación en cada uno de los cuerpos sembradores, controlando el grado de uniformidad en el comportamiento de los mismos. Realizar los ajustes necesarios en el caso de encontrar diferencias marcadas.

  3. Adecuar el mecanismo dosificador a las características de la semilla. En sembradoras con distribuidores mecánicos (sistemas monovalentes), elegir la placa más adecuada verificando en forma estática el completo llenado de las perforaciones con semillas. Optar por aquellas placas con perforaciones de un tamaño que permita alojar con algún grado de libertad las semillas. Evitar placas con perforaciones muy grandes (alguna perforación aloja dos semillas), o muy chicas (alguna perforación impide el paso de las mismas). En el caso de sembradoras con distribuidores neumáticos, elegida la placa adecuada, posicionados los enrasadores y regulada la presión de succión recomendada por fábrica, con la turbina en marcha y el equipo en posición estática y elevado, verificar visualmente que todas la cribas se cargan con una sola semillas al hacer girar la rueda de mando de los distribuidores.

  4. Siguiendo las indicaciones provistas por el fabricante de la sembradora (tablas de regulación), combinar la selección de engranajes del tren cinemático, o el cambio (en el caso de las sembradoras con cajas de velocidades), que mejor corresponda para obtener la densidad de siembra recomendada para el material a sembrar.

  5. Bajo la premisa del paso 1 y a manera de prueba, sembrar una distancia suficiente superior a la necesaria para lograr la velocidad seleccionada de avance. Sobre una línea de sembradas, descubrir las semillas sembradas en un tramo de 14,30 m (cuando la separación entre líneas sea 0,70 m) ó en 19 m de surco (cuando la siembra se realizó a 0,525 m entre líneas). (Ver tabla 1). Contar las semillas en dicho tramo y multiplicar el valor obtenido por 1.000 para conocer la población de semillas por hectárea. Reiterar el procedimiento en las otras líneas de siembra comparando el comportamiento de cada cuerpo sembrador.

  

Tabla 1
Metros lineales de siembra en función de las distancias entre hileras.

Separación entre las líneas de siembra

Metros lineales en
una hectárea (*)

Metros lineales para el conteo de semillas que x 100 aproxima el valor de la población.

0,525 m.
0,70 m.

19.047
14.286

19
14,3

(*) Fórmula de cálculo: m = (100 m/separación entre líneas de siembra expresada en m) x 100

  

Si el valor de la población obtenido no es el deseado, deberá modificar la relación de transmisión del tren cinemático que acciona los dosificadores, o el cambio seleccionado, teniendo especial cuidado para los sistemas mecánicos monovalentes, de observar el efecto de la modificación sobre la población, dado que existe una "relación dinámica" durante la carga de las placas establecida entre la desuniformidad en las dimensiones de las semillas y el tamaño de los orificios de la placa. Recordemos que un aumento de la velocidad de giro de la placa puede implicar defectos de llenados en la placa, generando fallas de siembra por ausencia de semillas, especialmente cuando estas son muy desuniformes en sus dimensiones.

  

2º Herramienta
Evaluación Práctica de la Distribución Espacial de las Semillas de Maíz en la Línea de Siembra

La distribución espacial de las semillas hace referencia a la forma en que las mismas se distribuye en el lote. El maíz tendrá una distribución espacial diferente si las líneas de siembra están separadas a 0,70m o 0,525m. Para una misma población, cuando la distancia entre líneas es mayor, la separación entre plantas en menor y viceversa. La uniformidad de las distancias entre semillas, es otro de los elementos determinantes para una buena distribución espacial de las plantas. Una distribución uniforme de las distancias entre plantas impacta positivamente en el rendimiento del lote, mientras que una distribución desuniforme afecta negativamente al mismo al generarse situaciones de alta competencia entre plantas cercanas. Establecer el grado de irregularidad en la distancia entre planas en la línea de siembra, será un trabajo necesario para mejorar la calidad de la siembra y el rendimiento del cultivo. Determinarlo, permitirá iniciar la exploración de las causas que generaron dicha distribución y corregir los defectos.

A continuación se presenta una forma sencilla de evaluación de la calidad en la distribución de semillas en la línea de siembra, que permite determinar cual es la mejor condición de trabajo posible y compatible con las exigencias del caso. Si bien sabemos que existen diferentes "variables" influyendo en la calidad de la distribución espacial de las semillas de maíz dentro del surco (sistema dosificador, placas de siembra, calibración de las semillas, diseño del tren de siembra, etc.), para ejemplificar el procedimiento trabajaremos con la "velocidad de avance" como variable de evaluación. Según sus necesidades, Ud. podrá también con este procedimiento analizar otras variables que afectan la distribución.

Pasos a seguir:

  • Efectuar todas las regulaciones y ajustes de la máquina que sean necesarias para obtener el mejor resultado. ( seguir los pasos desarrollados en la 1° Herramienta).

  • En condiciones reales de campo, efectuar una siembra a una velocidad determinada. Reiterar la siembra a otras velocidades diferentes, identificando cada sector para evaluar por separado (Si Ud. evalúa otra variable distinta a la velocidad, ejecutarla en este paso).

  • Descubrir las semillas sembradas en un tramo de 10 metros, para una misma línea de siembra de cada una de las velocidades (o variables) ensayadas. La búsqueda de las semillas debe hacerse cuidadosamente, moviendo transversalmente la tierra con respecto al surco, para no originar desplazamientos que modifiquen la distancia real entre semillas. También será conveniente evaluar otras líneas de siembra para conocer el comportamiento de cada cuerpo y poder compararlos entre si.

  • Medir y registrar en una planilla cada una de las distancias entre semillas para cada tramo bajo análisis.

  • Con los datos recopilados, determinar para cada evaluación (línea; velocidad; u otra variable ensayada) la población y la distribución de las semillas. Procedimiento:

1 Calcular la distancia promedio entre las semillas.

Distancia promedio entre semillas =   metros del tramo evaluado
nº de semillas encontradas

2 Agrupar los datos (distancias entre semillas) comprendidos entre más-menos 1 cm de la distancia promedio antes calculada.
  
3 Determinar la cantidad de medidas (distancias) que se agrupan entre más/menos 1 cm de la distancia media calculada.
(ver tabla Nº2).
  
4
Contar cuantos datos integran dicho grupo.
  
5
Repetir esta agrupación para más/menos 2 cm.; 3 cm. ; 4 cm. ; 5 cm. y así hasta agrupar
la totalidad de las distancias encontradas contando la cantidad de cada grupo.
ATENCIÓN
: cada agrupación mayor debe incluir los datos de la agrupación menor.
 
6 Establecer el porcentaje de datos de cada agrupación con respecto a la totalidad de los datos recopilados.

Fuente: Adaptado de Maroni J. Gargicevich A. 1998

  

Ejemplo hipotético:
Evaluación de la distribución espacial de las semillas para una pruebas de diferentes
velocidades de avance de la sembradora.

En este ejemplo, la velocidad más alta redujo la cantidad de semillas por hectárea. Esto puede ser corregido modificando la relación de transmisión. Si esta es la opción válida, deberá observarse que las placas (dosificadores mecánicos monovalente) se carguen completamente. Si la carga no es correcta, y el tamaño de la semilla así lo admite, se podrán usar placas con perforaciones más grandes, sin llegar a originar duplicaciones.

Agrupando los valores de distancias entre semillas, alrededor de la distancia promedio calculada, se obtiene la distribución de los mismos. Cuanto mayor sea la cantidad de datos cercanos a la distancia promedio (Tabla 2), más uniforme será la distribución.

  

Tabla 2
Ejemplo de agrupación de los valores de las distancias entre semillas según su desvío respecto del valor medio - Cantidad de datos y porcentajes sobre el total.

Desvíos de las distancias encontradas respecto a la distancia promedio. (Intervalos en ±)

Velocidad 6 km./h.

Velocidad 8 km./h.

Distancia media entre semillas 19,2 cm.

Distancia media entre semillas 20,8 cm.

 

Cantidad De datos %

Cantidad de datos %

(±) 1 cm
(±) 2 cm.
(±) 3 cm.
(±) 4 cm.
(±) 5 cm.
Mayores.

24 46
27 52
34 65
48 92
50 96
52
100

17 35
22 46
30 62
43 89
44 92
48
100

El criterio y las exigencias del caso permitirán decidir que velocidad elegir en relación con la calidad de la distribución. Para este ejemplo, en la velocidad más alta (8 km./h) el 35 % de los datos se encuentran en más, o en menos 1 cm de la distancia promedio, mientras que a 6 km./h (más despacio) dicho porcentaje de datos aumenta al 46% mejorando la distribución.

Esta forma de analizar la información permite decidir más apropiadamente (para este caso) la velocidad definitiva de siembra. Por ejemplo, considerando un desvío de más/menos 3 cm respecto a la distancia media de separación entre semillas, observamos que para ambas velocidades los porcentajes de datos son similares (65% y 62%). En tal caso se puede optar por la velocidad más alta que otorga una mayor capacidad de trabajo. La decisión dependerá del grado de precisión que se desea alcanzar y del efecto de ésta en la situación particular de producción que se analiza. Se plantea aquí una "negociación" entre velocidad y la precisión que un profesional de la siembra2 siempre debe tener claro antes de trabajar.

2El conceptos de profesionalización de la siembra debe hacerse extensivo al conjunto de individuos que participan con algún grado de responsabilidad en el proceso de siembra (tractorista, operador, agrónomo, administrador, etc.)

  

3º Herramienta
Controles a efectuar durante la Puesta a Punto de la Sembradora

El siguiente listado contienen los principales aspectos a controlar durante la puesta a punto del equipo de siembra. Un sembrador profesional que se precie como tal, revisará exhaustivamente cada uno de estos puntos antes de comenzar a sembrar tildándolos uno por uno. Tener la costumbre de revisar metódicamente cada punto, reducirá considerablemente el grado de error y otorgará un "plus" de calidad en la tarea, que se traducirá comercialmente. La inversión de tiempo y esfuerzo en esta actividad siempre será redituable.

Antes de comenzar cualquier tipo de trabajo de puesta a punto, es imprescindible leer detenidamente el manual de instrucciones de la máquina, asegurando su interpretación. Se recomienda muy especialmente prestar atención a las advertencias y normas de mantenimiento y seguridad de operación del equipo.

Durante la puesta a punto del equipo de siembra, debe controlarse:

  1. La presión de inflado de los neumáticos.

  2. La nivelación longitudinal de la sembradora (altura de enganche).

  3. La presión del sistema de carga sobre los abresurcos.

  4. La presión del sistema de carga de las ruedas contactadoras y los tapadores.

  5. Que la unidad sembradora articule en sentido vertical.

  6. Que las ruedas limitadoras de profundidad apoyen firmemente sobre el suelo.

  7. Que la placa dosificadora sea adecuada para el tipo de semilla que se utilizará.

  8. Que todas las placas sean iguales para cada una de las líneas de siembra.

  9. La selección de engranajes del tren cinemático acorde a la densidad de siembra.

  10. El correcto montaje de las partes de los sistemas dosificadores.

  11. El firme contacto con el suelo, durante la marcha, de la rueda motriz de los dosificadores (especialmente en siembra directa).

  12. Las revoluciones por minuto de la toma de fuerza del tractor cuando ésta acciona la turbina en sembradoras neumáticas.

  13. La coincidencia del corte de las cuchillas delanteras con los discos abresurcos (especialmente en siembra directa).

  14. Que la profundidad de la cuchilla de corte sea igual o ligeramente superior a la de los discos abresurcos (especialmente en siembra directa).

  15. Que no existan rastrojos enterrados en la línea de siembra (especialmente en siembra directa).

  16. Que la velocidad de avance del equipo coincida con la establecida como óptima para lograr la densidad y distribución programada para esa situación de trabajo.

  17. Que avanzando a la velocidad de trabajo, las semillas queden depositadas a la profundidad preestablecida y en zona de suelo húmedo.

  18. Que la semilla quede en íntimo contacto con el suelo.

  19. Que la línea donde se aplica fertilizante en posición lateral, no se superponga con la de siembra.

  20. Que la dosis de fertilizante no sea mayor a la programada cuando éste se aplica en la misma línea de siembra.

  21. Que la cantidad y distribución de semillas por metro lineal de surco sea la programada (ver 2º Herramienta: Evaluación práctica de la distribución espacial de las semillas).

  22. Que la línea referencial del marcador de la sembradora asegure la equidistancia de los surcos entre diferentes pasos de la máquina.

(Fuente: Maroni J. y Gargicevich A. 1998)

  

  

BIBLIOGRAFIA

MARONI Jorge y GARGICEVICH Adrián. 1998. USO EFICAZ DE LAS SEMBRADORAS PARA MAIZ. Morgan Mycogen.

 

 

Biblioteca


 
Términos y Condiciones de Uso      Política de Privacidad

Copyright 2000-2014 - Todos los derechos reservados
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 506866.

 

Manos x Hermanos : Ayudanos a Ayudar
 

Buscar en el Sitio

Búsqueda personalizada

 

Agricultura de Precisión

 AGRICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
95 págs.

 

Olivicultura de Precisión

 OLIVICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
170 págs.