1/11/2014   Eventos   Vínculos    Registración      Trigo     Soja      Maíz     Girasol      Guía Agropecuaria    Inicio


Momentos críticos para la determinación del rendimiento de los cultivos

Autor: Ing. Fernando Andrade

 

Para poder efectuar un óptimo manejo de los cultivos es necesario conocer como crecen y como y cuando se determinan los componentes del rendimiento. Si bien es deseable que los cultivos no sufran de estrés y tengan un óptimo estado a lo largo de todo su ciclo, hay alguna etapa en la cual la incidencia de un factor negativo para el crecimiento produce los mayores daños. Estos momentos críticos no son los mismos para todos los cultivos. Resulta clara la necesidad de conocerlos, ya que ello nos ayuda a i) interpretar o predecir el efecto de variaciones en el ambiente o en el manejo agronómico sobre el rendimiento y ii) optimizar el manejo de los cultivos y la respuesta a la aplicación de insumos. La información que se presenta a continuación fue, en general, obtenida de ensayos conducidos en la localidad de Balcarce, Provincia de Buenos Aires.

Reducciones del crecimiento por algún factor de estrés producen las mayores mermas en el rendimiento de maíz cuando ocurren alrededor de la floración. En esta etapa se determina el número de granos por unidad de superficie, principal componente del rendimiento. Cuanto mejor sea la condición general del cultivo en esta etapa crítica, menor es el aborto de estas estructuras reproductivas y mayor el rendimiento. Es deseable que el cultivo mantenga un buen estado durante el llenado de granos. No obstante, un estrés durante esta etapa produce menor efecto sobre el rendimiento que uno similar durante la floración. Reducciones en la capacidad fotosintética durante el llenado de granos son al menos en parte compensadas por removilización de reservas almacenadas en los tallos hacia la espiga. Esto debilita los tallos y puede aumentar la incidencia del vuelco y del quebrado. No obstante, la regla general es que si se tienen excelentes maíces alrededor de la floración, es altamente probable que se obtengan buenos rendimientos. Es por esto que el rendimiento del maíz está altamente correlacionado con la cantidad de precipitaciones que ocurren alrededor de la floración.

En el cultivo de girasol, reducciones del crecimiento por algún factor de estrés, tanto alrededor de la floración como durante el llenado de los granos, producen caídas importantes en el rendimiento. En general, el número de granos llenos es función del estado fisiológico del cultivo en la floración. Sin embargo, situaciones de estrés durante el período de llenado pueden producir aborto de granos centrales, una disminución en el peso de los granos y una caída en el porcentaje de aceite. En este cultivo se observó una fuerte correlación entre el rendimiento en aceite y la radiación interceptada por las hojas durante el período de llenado de granos. Por lo tanto, cuanto mejor sea la condición general del cultivo en estas etapas críticas, mayor será el número de granos llenos, el peso de los mismos y el porcentaje de aceite. Lo ideal es entonces, llegar a la floración con el cultivo en óptimo estado, y que este se mantenga durante el período de llenado de granos. Si se tienen excelentes girasoles alrededor de la floración no necesariamente se van a obtener altos rendimientos, pues todavía falta una fase crítica que es el llenado. En muchas campañas hemos obtenido rendimientos menores a los que se esperaban según el aspecto de los cultivos en la floración.

En soja, el número de semillas por metro cuadrado es función del estado del cultivo en períodos reproductivos algo más avanzados. Períodos de estrés durante la floración temprana producen, en general, escaso efecto en el número de vainas por metro cuadrado y en el rendimiento en semilla de soja de primera debido a que el cultivo presenta gran plasticidad y puede seguir produciendo estructuras reproductivas una vez aliviado el estrés. La soja tiene capacidad para fijar estructuras reproductivas por un largo período, especialmente aquella de habito de crecimiento indeterminado. Además, una eventual disminución en el número de vainas es parcialmente compensada por la producción de más semillas por vaina y por semillas más pesadas. Por lo tanto, el rendimiento de soja se reduce solo levemente ante situaciones de estrés en floración. A medida que avanza el ciclo reproductivo, las plantas van perdiendo su plasticidad. Por consiguiente, reducciones del crecimiento en el período de fijación de vainas y en el llenado de granos generalmente disminuyen más marcadamente el rendimiento. Lo ideal es entonces, lograr un cultivo en óptimo estado en dichos períodos. Es por todo esto que, en general, el rendimiento de la soja de primera se asocia estrechamente con la cantidad de agua disponible durante el llenado de las semillas. Además, buenos cultivos de soja durante la floración temprana no resultan necesariamente en altos rindes.

La etapa más crítica para la determinación del rendimiento del cultivo de trigo es la prefloración (20 a 30 días previos a la floración). En esta etapa se produce aborto de espiguillas y de flores y se determina, por lo tanto, el número de granos por unidad de superficie (componente fuertemente asociado con el rendimiento). Cuanto más crezca el cultivo en esta etapa mayor es el rendimiento. Entonces, el cultivo debe tener alta cobertura y alta tasa de crecimiento en esta etapa. El estrés durante el llenado de los granos produce disminuciones en el peso de los granos, sin embargo, el efecto sobre el rendimiento es generalmente menor que el producido por situaciones de estrés similares en la prefloración. En el SE de la Provincia de Buenos Aires hubo años con inviernos secos en los que se obtuvieron rendimientos aceptables de trigo. Esto se debió a que lluvias oportunas permitieron que el cultivo se recuperara y tuviera un buen estado en su etapa más crítica.

En conclusión, las etapas más críticas para la determinación del rendimiento son la floración en maíz, la prefloración en trigo, la fijación de vainas y el llenado de semillas en soja y la floración y el llenado de granos en girasol. Para lograr una mayor y/o más eficiente producción, los cultivos deben ser manejados de manera tal de optimizar su estado fisiológico general desde el comienzo de estas etapas, es decir que tenga una alta tasa de crecimiento. Para esto, el cultivo debe cubrir completamente el suelo, estar sano, libre de malezas y otras adversidades biológicas, y bien provisto de agua y de nutrientes. Varias recomendaciones prácticas surgen de estos conceptos. En primer lugar, se debe tratar de evitar la ocurrencia de deficiencias hídricas en esta etapa, ya sea a través del manejo del agua del suelo (labranzas, barbecho, rastrojo en superficie, etc.), del riego cuando sea posible, y de la elección de la fecha de siembra y del ciclo del cultivar. Por otro lado, una buena disponibilidad nutricional desde los momentos en que los nutrientes son requeridos en altas cantidades (a partir de 20-30 días desde la emergencia del cultivo) asegura un buen crecimiento foliar y, por lo tanto, una alta intercepción de radiación en los momentos más críticos. Además, el manejo de la densidad de plantas y del espaciamiento entre hileras son estrategias úitles para mejorar la cobertura del suelo por el cultivo en los momentos deseados, en aquellas situaciones en las que el crecimiento foliar se vea comprometido. Finalmente, en esquemas de alta producción es necesario hacer coincidir los períodos más críticos con los momentos de mayor radiación incidente.

Estos conceptos fueron extraídos del libro "Bases para el manejo del maíz, el girasol y la soja" escrito por técnicos de distintas disciplinas de la Unidad Integrada INTA Balcarce, Facultad de Ciencias Agrarias UNMP. Este libro presenta información tendiente a orientar al mejoramiento genético y, especialmente, al manejo de los cultivos para i) incrementar los techos de producción y la adaptación de los cultivos al ambiente, ii) cerrar la brecha entre los rendimientos potenciales y reales y iii) producir de manera eficiente y sobre todo sostenible. Se comparan cultivos estivales en diversos aspectos que incluyen su desarrollo fenológico (Capítulo 2), economía del carbono y determinación del rendimiento (Capítulo 3), economía y manejo del agua (Capítulos 6 y 7) y de los nutrientes (Capítulos 8 y 9), ecología y manejo de malezas, enfermedades y plagas animales, (Capítulos 10 - 13), fecha de siembra, densidad de plantas y espaciamiento entre hileras (capítulos 4 y 5) y rotaciones (Capítulo 14). El libro se abre y se cierra con capítulos donde cada uno los editores (F. Andrade y V. Sadras) presentan una visión personal sobre los desafíos que enfrenta la agricultura en las próximas décadas. 

El manejo de los cultivos implica decisiones complejas que los productores toman sobre la base de su propia intuición, experiencia y conocimientos acumulados a través del tiempo. Estos conocimientos tienen dos fuentes principales, la historia y tradición de manejo en una zona, y el continuo desarrollo de técnicas basadas en una combinación variable de empirismo y ciencia. Sin desconocer la importancia de las reglas empíricas y la experiencia personal del productor en la toma de decisiones, en este libro se privilegian los principios que rigen el funcionamiento de los cultivos y sus relaciones con los elementos físicos, biológicos y agronómicos del sistema de producción. El libro se puede adquirir en INTA Balcarce comubalc@balcarce.inta.gov.ar, o TE (02266) 43-9100.

Biblioteca


(*) Profesor Titular de Ecofisiología de Cultivos Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Mar del Plata. Investigador de Inta Balcarce. Investigador de CONICET.

Autor de tres libros y de numerosas publicaciones científicas en revistas de prestigio internacional. Director de becarios, estudiantes de Magister Scientiae y de Doctorado.

 
Términos y Condiciones de Uso      Política de Privacidad

Copyright 2000-2014 - Todos los derechos reservados
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 506866.

 

Manos x Hermanos : Ayudanos a Ayudar
 

Buscar en el Sitio

Búsqueda personalizada

 

Agricultura de Precisión

 AGRICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
95 págs.

 

Olivicultura de Precisión

 OLIVICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
170 págs.