22/12/2014   Eventos   Vínculos    Registración      Trigo     Soja      Maíz     Girasol      Guía Agropecuaria    Inicio


Métodos de mejoramiento de campo natural y praderas cultivadas. Siembra en cobertura.

Autor: Ing. Carlos Alberto Amadeo

 

1. Conceptos generales

Dentro de las opciones técnicas del mejoramiento de campo se encuentra la SIEMBRA EN COBERTURA. Se trata de un sistema por el cual se pueden incorporar al potrero leguminosas y/o gramíneas sin tocar el suelo, modificando el aspecto químico aplicando -fertilizantes- y el biológico vía -semillas e inoculantes-.

Este sistema es recomendable en varias situaciones:

  1. para recuperar praderas y campos naturales que tengan especies de valor,
     
  2. para acelerar el mejoramiento del tapiz natural producido por la fertilización,
     
  3. para incorporar especies más productivas y resistentes a enfermedades,
     
  4. para incorporar rizobios mejorados y más eficientes fijadores de nitrógeno,
     
  5. para suelos tendidos donde los niveles de humedad limitan la utilización de maquinaria,
     
  6. para zonas con relieve y topografía accidentadas,
     
  7. para suelos con presencia de rocas-basalto.

No es recomendable, sin embargo para algunos casos:

  1. En un sistema de rotación agrícolo-ganadero en el cual el tapiz no sea valioso. Aquí convendría, directamente, hacer agricultura.
     

  2. Cuando hay escasa cobertura vegetal. en este caso las semillas no pueden ser protegidas de los factores ambientales -temperatura, humedad, etc.-. Es preferible pensar en una intersiembra.
     

  3. Cuando la cantidad de malezas perennes y anuales es elevada. la solución aquí sería utilizar herbicidas totales (Round up) y hacer siembra directa (este tema es desarrollado en el trabajo Intersiembras de este mismo autor).
     

  4. Cuando la pérdida de leguminosas es por compactación -problema físico del suelo-. En esta situación habría que ponderar la utilización de cinceles renovadores -tubos finos y zapata pequeña-, rastras de discos o intersembradoras.


2. Elementos a tener en cuenta

A. Sistema

Cualquiera sea el método por la cual se opte para hacer una siembra en cobertura exitosa, debe obtenerse una óptima distribución de semilla con adecuada humedad en el suelo.

Para ello contamos con diferentes alternativas:

  1. Aéreo: Sin duda el que más se aproxima al ideal y en algunas situaciones resulta excluyente (sierras, suelos con bases pedregosas, etc.)
  2. En nuestro país al no estar desarrollada la distribución a granel de fertilizantes el uso de este sistema está restringido. Ello produciría la elevación del costo de la aplicación por la cantidad de personal necesario (cargar y descargar bolsas, menor eficiencia avión por hectárea) y la baja capacidad de los aviones.

    En síntesis, por el momento ni los productores o las empresas de aeroaplicadores están en condiciones de manipular grandes cantidades de fertilizantes a granel, limitando este sistema de trabajo (si se justifica) a mezclas de semillas con bajas dosis de fertilizantes (50 kg/ha.). Si es común, hacer siembras de praderas con avión en rastrojos de arroz e incorporarlos con alta carga animal o verdeos sobre soja o mezclas de forrajeras cuando hay suelos preparados pero con humedad en exceso.

    Tomada la decisión de hacer la siembra en cobertura de fertilizante con semillas es muy importante el trabajo previo en el galpón donde se debe hacer con una prolija mezcla y cuidadoso embolsado para arrimar a la pista. Debemos tener en cuenta que cuando se trabaja con elementos de diferente peso específico el ancho de bolsas debe ser muy tenido en cuenta.

    En caso de contar con semillas muy especiales y poca cantidad convendría hacer sólo fajas en el campo para lograr adecuada densidad y luego de la semillazón pasar una rastra de cadenas para uniformar.

  3. Con implementos terrestres puede hacerse tanto en forma separada como conjunta.
  1. Separada: Fertilizar durante el verano -enero/febrero- y sembrar con sembradora al voleo en el otoño con buena humedad.
     

  2. Conjunta: Se hace el trabajo mezclando las semillas de Trébol inoculado con fertilizantes. en caso de utilizar Superfosfato creemos imprescindible pelletar las leguminosas para evitar que la acidez afecta la vida del inóculo. En su defecto, utilizar Hiperfosfato -ya que éste, al ser neutro, no lo afecta- o Hipertriple.

  1. Combinación de aéreo y terrestre: Realizar la fertilización con fertilizadora al voleo y sembrar con avión.

Es la más recomendable en la actualidad por precisión y economía.

B. Semillas:

  1. Leguminosas: las que más se adaptan a esta técnica son:
  • Trébol blanco (perenne)
  • Trébol carretilla (anual)
  • Trébol frutilla (perenne)
  • Trébol subterráneo (anual)
  • Trébol rojo (bi-tri anual)
  • Lotus tennuis y cornicolatus (perennes)
  • Lotus subbiflorus (anual)
  • Melilotus (anual o bi anual)

 Importante: a pesar de existir algunos éxitos en Alfalfa no se cree prudente utilizarla en la siembra en cobertura, como así tampoco en las intersiembras muy desprolijas (cincel-rastra de disco superficial) por considerarse antieconómico y de dudoso éxito.

  1. Densidades. Es muy importante tener en cuenta que las condiciones de siembra no son óptimas. por esto, y a pesar de tener miles de semillas por gramo, es necesario incrementar la densidad de siembra entre el 50 y el 80% de la cantidad convencional.

    a1- Como especies únicas
    Trébol blanco 3-4 Kg/ha.
    Trébol carretilla 6-8 Kg/ha.
    Trébol frutilla 4-5 Kg/ha.
    Trébol subterráneo 15 Kg/ha.
    Trébol rojo 4-5 Hg/ha.
    Lotus tennius y corniculatus 6-8 Kg/ha
    Lotus subbiflorus 4 Kg/ha.
    Melilotus 10-15 Kg/ha.
    (Para más información ver en Intersiembra)

  1. Adaptación a las condiciones del suelo y el clima: El orden con que se mencionan las especies está relacionado con el óptimo de su crecimiento en un ambiente determinado. sin embargo, no deben ser interpretadas como situaciones excluyentes. Por ejemplo: a presencia de Trébol blanco en niveles altos de fertilidad no quiere decir que no se adapte a niveles medios, pero allí será un acompañante -aunque no la base de la pastura-.

Variantes

a-Fertilidad.

Alta: Trébol blanco, Trébol rojo.
Media
: Trébol carretilla, Lotus corniculatus.
Media-baja
: Trébol subterráneo, Trébol frutilla, Melilotus, Lotus tennius y subbiflorus.

b-Ph.

Alto (>7): Melilotus, Trébol frutilla. Lotus tennius.
Medio-bajo
(5/7): Trébol blanco, Trébol carretilla, Trébol rojo, Trébol subterráneo y Lotus corniculatus y subbiflorus.

c-Humedad.

Muy húmedo: Trébol frutilla, Lotus tennius.
Húmedo
: Trébol blanco, Lotus corniculatus.
Moderadamente seco
: Trébol subterráneo, Trébol carretilla, Melilotus, Trébol rojo y Alfalfa.

d-Profundidad del suelo.

Sin impedimentos de profundidad: Alfalfa, Trébol rojo, Lotus corniculatus y Melilotus.
Con impedimentos de profundidad
: Trébol blanco, Trébol frutilla, Trébol carretilla, Trébol subterráneo y Lotus Tennuis y Subbiflorus.

e-Momentos de producción.

Invierno-Primavera: Trébol subterráneo, Trébol blanco, Trébol carretilla, Trébol frutilla, Lotus subbiflorus.
Primavera-Verano
: Lotus, Trébol Rojo, Melilotus, Alfalfa.

b1) Mezclas: Ejemplos para la Pampa Húmeda:

  1. Suelos de buena fertilidad. 2 Kg/ha. de Trébol blanco y 3,5 Kg. de Trébol rojo.

  2. Suelos con ph mas de 7: 3 Kg/ha. de Trébol frutilla y 6 kg. de Lotus tennuis. Otra fórmula posible es 6 Kg/ha. de Melilotus y 6 Kg/ha de Lotus tennuis.

  3. Suelos en ambientes secos en verano y suelos superficiales: 4 Kg/ha Lotus subbiflorus y 8 Kg. de Trébol subterráneo.

  4. Suelos en ambientes húmedos: 3 Kg/ha de Trébol blanco y 5 kg. de Lotus tennuis.

  1. Gramíneas: las que más se adaptan a este sistema de siembra son el Rye Grass anual -aunque también se adapta el perenne- y la Cebadilla (Bromus unioloides). Sin embargo, Festuca, Agropyron y Pasto Ovillo se dan con altas densidades. Phalaris por su lentitud presenta más problemas.

Las especies perennes tienen mejor implantación en intersiembras. Hasta el momento su éxito en siembras en cobertura es muy relativo y puede resulta antieconómico.

  1. Densidades: Variará según la competencia que exista en el tapiz; a más competencia más semillas por metro. Se sugiere entre 10 y 20 kg/ha.

  2. Adaptación: según las condiciones de suelo y clima. Tanto la Cebadilla como los Rye Grasses (anual y perenne) se adaptan a suelos con alto nivel de fertilidad, pero no toleran a ph superiores a 7 y los excesos de humedad. En este último caso, la cebadilla y el Rye Grass anual pueden regenerarse en el tapiz por medio de sus semillas. Además, en general la Cebadilla soporta ambientes más secos que ambos Rye Grasses (esto puede cambiar según las variedades).

En cuanto a las otras especies ver Boletín Técnico de Adaptaciones Nº 4.

3. Factores a considerar en la fertilización de las siembras en cobertura.

1. Evaluación del tapiz. Definir, según la situación del tapiz a recuperar, qué especies se incorporarán, cuáles están presentes y en que proporción se encuentran.

  1. Si las especies dominantes son gramíneas y se implantan leguminosas, evite cualquier abono nitrogenado en la siembra pues estimulará el crecimiento de las gramíneas retardando y/o afectando la implantación de las leguminosas por competencia en luz, humedad y nutrientes.

  2. Si las leguminosas dominan el tapiz pero son ineficientes en su nodulación, es necesaria la siembra de tréboles pelletados en cobertura. Si la pradera no había sido fertilizada anteriormente, es prudente aplicar fosfatos antes de la siembra en dosis superiores a las de los potreros que ya tenían fertilizaciones acumuladas.

  3. En caso de que se desee incorporar gramíneas y haya empaste, es necesario frenar las leguminosas con herbicidas (Gramoxone) y, fertilizar con nitrógeno.

2. Análisis de suelo (ver trabajo Fertilización de Campo Natural, de este autor)

3. Pruebas a campo (ver trabajo Fertilización de Campo Natural, de este autor)

4. Momentos de aplicación

  1. En caso de fertilizar junto con la siembra, utilizar Hiperfosfato: al ser neutro no afecta a las plántulas. Es posible asegurar la disponibilidad de fósforo en el suelo efectuando la aplicación un mes antes de sembrar.

  2. Si se emplean fosfatos solubles, es conveniente hacerlo antes o durante la siembra. En este caso, las semillas de leguminosas deben estar pelletadas para no sufrir daños por la acidez.

  3. La fórmula mas equilibrada de fosfato es la del Hipertriple (40% P205, mezcla de Hiper y Super), y se puede aplicar en cualquiera de los dos momentos.

  4. En caso de tratarse de fertilizantes nitrogenados y nitrofosfatados, siempre conviene aplicarlos separados de las semillas de gramíneas y a diferente profundidad.

 

4. Prevenciones de presiembra 

  1. Hacer análisis de suelo para definir la cantidad y el tipo de fertilizante a aplicar.

  2. Observar la presencia de insectos en el suelo para definir si es necesario el laboreo del suelo o no, y si conviene aplicar. 
     

  3. Tener en cuenta la posibilidad de aplicar cebos tóxicos para favorecer la vida de las plántulas en caso de que haya hormigas, etc. (Campbell en 1966 descubrió hasta 600 semillas/hormiguero.)
    En el pelitizado se puede usar Permethorin o Bendiocab sin afectar el rizobio.
     

  4. Prevenir la presencia de hongos de las semillas haciendo tratamientos de Captan o Thiram (3 gr. de sustancia activa/Kg. de semilla) en gramíneas y Metalaxyl (3 gr. de sustancia activa/Kg. de semilla) en leguminosas.
    Tenga cuidado: los fungicidas mercuriales atacan los rizobios de las leguminosas.
     

  5. Es fundamental comprar semillas de calidad con alto poder germinativo, libre de enfermedades –Festucosis en festuca, carbón en cebadilla- y malezas -abrepuño, etc.-.
    Tener en cuenta en las leguminosas que las semillas duras no deben superar el 25%.

  6. Inocule y peletee las semillas de leguminosas.

  7. Controle las malezas pre y post siembra.

Muy importante es el rol que cumple el Round up y en algunos casos Gramoxone (en siembras tempranas o inviernos cercanos) pues el rebrote puede causar competencias no deseadas.

 

5. Manejo para lograr la siembra en cobertura

  1. Época más conveniente: marzo a mayo.
    Las siembras en cobertura deben hacerse en otoño, lo más temprano que las lluvias lo permitan. Es importante que sea temprano pues el suelo se mantiene caliente y ello posibilita un rápido desarrollo inicial. También es vital que haya buena humedad y –más aún- que la superficie del suelo se mantenga húmeda.
    Un riesgo muy común a principios de otoño (principio de marzo) es que llueva pero luego vuelva a hacer calor y rayos solares fuertes. Una siembra realizada en un año con estas características puede fracasar pues las semillas germinan y no les alcanza la humedad para atravesar los primeros centímetros secos y hundir la raíz hacia la profundidad del suelo, en donde hay humedad acumulada.
    Si atrasa la siembra hasta fines de abril o primeros días de mayo el inconveniente es que comienza a hacer frío, donde la germinación, inoculación y desarrollo de los tréboles se hacen lentos y no se pueden aprovechar hasta la primavera.
     

  2. Para una exitosa siembra en cobertura en un tapiz sin malezas perennes y con relativa competencia, se debe reducir la vegetación existente con un fuerte pastoreo –dado por altas cargas-. Dejar 3 cm. de rastrojo para evitar que los factores extremos, -temperatura, viento, etc.- afecten el nacimiento. Ver figura 1.
    También, se pude dejar el forraje; según la competencia que exista Round up (1-5 lts./ha) o Gramoxone (1lt/ha) evitando la compactación presiembra. Hay veces, cuando existen muchos cardos que el 2-4 D (0,5-1lt/ha) puede ser un acompañante indispensable.
     

  3. En caso de existir malezas perennes -como gramón y sorgo de alepo- es aconsejable utilizar herbicidas (aplicar 3-5 lts. de Round up y 150 lts. de agua/ha).
    Para realizar un buen trabajo en otoño se debe pastorear un mes antes de la siembra. Cuando las malezas estén en pleno crecimiento, aplicar el producto, esperar y sembrar con humedad.
     

  4. Si se desea reducir y detener el crecimiento de las gramíneas viejas, serán necesarios 1,5 lts. de Round up o 0,5-1,2 lts. de Gramoxone o Select 0,250-0,300 cc./ha.
     

  5. Sembrar cuando haya humedad en superficie.

 

  1. Si siembra con sembradora al voleo, acoplarle un rolo para poner en contacto las semillas con el suelo. Si ello no fuera posible, pastorear con eléctrico y alta carga (20 cabezas/ha durante un día o 10 cabezas/ha en tres días) con el fin de que la hacienda realice el trabajo del rolo. Luego de esto, pasar una rastra de dientes, ramas o cadenas en forma diagonal o perpendicular al sentido de la siembra.
     

  2. Si se siembra con avión o con fertilizadora al voleo, proceder también como se indica en los puntos 2 al 6.
     

  3. El primer pastoreo posterior a la siembra debe comenzar cuando la pastura tiene una altura de 10-15 cm. y cuando las especies resembradas no se descalzan al tirarlas con la mano.
    El pastoreo temprano –preferentemente con hacienda liviana- se realiza para evitar la competencia por luz y para estimular los macollos de las plantas resembradas.
     

  4. Hacer pastoreos alternativos teniendo en cuenta la entrada al verano;
    a)
    Si las especies incorporadas son perennes el pastoreo debe ser de "protección", dejándose el suficiente forraje (5 cm.) para evitar la intensidad del sol durante el verano.
    b)
    Si son anuales, los pastoreos importantes son a fines de primavera -asegurarse la semillazón y que en el otoño exista luz para un nacimiento temprano-. Puede ocurrir que falte carga animal o se haya realizado una siembra tardía de invierno y el crecimiento rápido de primavera evite un pastoreo adecuado. Si la siembra es de leguminosas exclusivamente cabe la alternativa de aplicar graminicidas para atenuar el crecimiento de las gramíneas instaladas reduciendo la competencia por luz y agua.
     

  5. Si el resultado no fuera muy exitoso, conviene dejar semillar en el año de implantación.
    Ello, es primordial a partir de principios de octubre, tanto para anuales como perennes.
    "Dejar semillar" significa dejar de pastorear, por que es muy importante evitar el pastoreo selectivo.
    Reiteramos: Luego de la semillazón en anuales, el pastoreo en verano puede ser intenso para facilitar la distribución de las semillas junto con las bostas luego de una lluvia.
    Cuando son leguminosas perennes el pastoreo de verano debe ser liviano para tener cobertura de estolones y corona, así evitamos la "acción" de los rayos solares y el aumento de temperatura del suelo, en cambio el pastoreo debe ser intenso a fines de febrero-principios de marzo, para tener un rápido rebrote en otoño.
     

  6. Refertilizar con 40 a 60 Kg. de P205/ha/año.
     

  7. Combatir las malezas anuales.

 

Recuerde: Esta forma de siembra es imperfecta, pero teniendo en cuenta los aspectos mencionados se logran excelentes praderas.

 

Biblioteca


(*) Ingeniero Agrónomo graduado en la UBA (1968). Se desempeña profesionalmente en La Plata Cereal S.A.

 

 
Términos y Condiciones de Uso      Política de Privacidad

Copyright 2000-2014 - Todos los derechos reservados
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 506866.

 

Manos x Hermanos : Ayudanos a Ayudar
 

Buscar en el Sitio

Búsqueda personalizada

 

Agricultura de Precisión

 AGRICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
95 págs.

 

Olivicultura de Precisión

 OLIVICULTURA DE PRECISION
Descarga Gratuita
 
170 págs.