En Agroactiva

INTA presentó el primer tambo robotizado del país

Se inauguró la 21° edición de la muestra que reúne a la cadena agroindustrial nacional. Con el apoyo del Ministerio de Agricultura de la Nación, el INTA anunció la puesta en marcha del ordeño robotizado y muestra sus desarrollos en materia de agricultura de precisión.



En el marco de la 21° edición de Agroactiva, el INTA presentó la puesta en marcha del primer tambo robotizado del país que será clave para la adaptación nacional de la tecnología del sistema de ordeño voluntario. Con la mirada puesta en la diversificación productiva y las herramientas de precisión, 700 expositores participan de la tradicional muestra del agro, que este año se realiza del 10 al 13 de junio en Monje –Santa Fe–, con el apoyo del Ministerio de Agricultura de la Nación.
De la apertura participaron Gabriel Delgado, secretario de Agricultura de la Nación; Carlos Fascendini, ministro de la Producción de Santa Fe; Roxana Nardi, presidente de Agroactiva, Juan Ángel Cruz, subsecretario de Producción, Economía y Desarrollo Rural de la provincia de Buenos Aires y Pedro Severini, presidente comunal de Monje; Juan Manuel Fernández Arocena, director nacional asistente de Sistemas de Información, Comunicación y Calidad del INTA; autoridades provinciales e intendentes de distintas localidades de la región.
“El sector agropecuario y agroindustrial tiene las condiciones para promover la generación de valor y de empleo, los cuales serán uno de los principales ejes del desarrollo nacional”, aseguró Delgado en la inauguración.
Asimismo, afirmó que la muestra –que por sexta vez tiene lugar en la provincia–, resulta de importancia para “toda la comuna y el sector agroalimentario de Santa Fe, así como para el desarrollo del país y del sector agropecuario en general”.
Declarada de interés provincial, esta edición de Agroactiva reúne a representantes de 14 países y 70 empresas que participan de la ronda de negocios. Cuenta con 70 hectáreas de muestra estática que ponen de relieve la diversificación productiva, con la incorporación de tecnologías para la ganadería y el sector lechero y los avances en herramientas de precisión para el agro.
En ese sentido, Fernández Arocena remarcó el aporte de las nuevas tecnologías de información y comunicación que permiten fortalecer el desarrollo del sector agropecuario e impulsar buenas prácticas agrícolas, orientadas a lograr un sistema productivo más sustentable.


Con la mirada puesta en la diversificación productiva y las herramientas de precisión, 700 expositores participan de la tradicional muestra del agro realizada por sexta vez en Santa Fe.

Un tambo de vanguardia
El INTA Rafaela está por finalizar la instalación del primer tambo robotizado del país y el primero de Latinoamérica, vinculado con una institución científica y a una línea de investigación. La unidad comenzará a trabajar en las próximas semanas con el ordeño de 40 vacas y se implementará en un sistema pastoril intensificado con tres sectores de alimentación: dos de pastoreo directo y uno donde se distribuirá una dieta TMR –ración totalmente mezclada–.
Los avances de esta experiencia son presentados en Agroactiva, en el marco de algunas conferencias referidas a instalaciones para el sector lechero.
Miguel Taverna, referente en lechería del INTA Rafaela –Santa Fe–, explicó que el componente central de esta tecnología es un robot que realiza las prácticas de rutina, ordeña las vacas en forma automática, mide la producción, detecta problemas de mastitis y suministra alimentos, entre otras funciones.
“Esta tecnología no reemplaza a la gente, sino que modifica favorablemente las condiciones de trabajo”, aseguró Taverna quien remarcó que “el trabajo de las personas es imprescindible para el buen funcionamiento del sistema, pero que, gracias al uso de la tecnología, el operario puede centralizarse en tareas de gestión, manejo alimenticio, de pasturas, salud y reproducción”.
De acuerdo con el técnico, el proyecto tiene como principal objetivo lograr la validación y adaptación de una tecnología conocida en el mundo como sistema automático de ordeño voluntario (VMS) en un sistema de producción representativo de la Argentina.
Con respecto a la presencia de la innovación a escala mundial, Taverna señaló que la robótica aplicada al ordeño cuenta con más de 20 años de desarrollo y que actualmente es adoptada por 30.000 tambos comerciales. No obstante, explicó que “su aplicación en tambos pastoriles intensivos –como sucede en este caso– es reciente y supone mayor complejidad, lo cual obliga a desarrollar estudios de adaptación y validación”.
Este proyecto de investigación se lleva a cabo a partir de un convenio de vinculación tecnológica firmado entre el INTA y la empresa DeLaval SA y, además, cuenta con el apoyo de la Cooperadora de esa unidad del INTA.
La puesta en marcha del sistema será en pocas semanas con el ordeño de 40 vacas, aunque se estima que el plantel ascienda a 70 y 80 animales.
Por otra parte, “también se plantea evaluar su sustentabilidad a través de indicadores productivos, ambientales y económicos”, detalló el especialista del INTA.


“Esta tecnología no reemplaza a la gente, sino que modifica favorablemente las condiciones de trabajo”, aseguró Miguel Taverna, referente en lechería del INTA Rafaela.

Un proyecto promisorio
Además de la dimensión productiva, el especialista resaltó la importancia de incorporar innovación a los procesos del agro como una posibilidad valiosa y estratégica para atraer la participación de los jóvenes en el sector.
“Poner a disposición de las nuevas generaciones tecnologías, más cercanas a sus pautas socioculturales, significa un incentivo para permanecer o iniciarse en la actividad”, aseguró Taverna, al tiempo que destacó la escasez de mano de obra calificada como uno de los principales factores que motorizaron la investigación.
En este sentido, el especialista se refirió a la experiencia del proyecto y comentó que en una reciente búsqueda de personal para trabajar en el sistema, se presentaron 106 personas de menos de 35 años y, en general, todos con formación terciaria y hasta universitaria, en algunos casos.
El proyecto tiene una duración prevista de cinco años. El primero comprende la puesta en marcha del sistema, mientras que en los siguientes se prevé su evaluación de acuerdo con indicadores técnicos, ambientales, sociales y económicos que permitirán generar datos y compararlos con otros registros de tambos convencionales.

(Fuente: INTA Informa)

(Fecha Publicación: 15-Jun-2015)


Términos y Condiciones
Política de Privacidad
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 506866.