Tras su lanzamiento en julio de 2014

Cambio Rural II ya superó los mil grupos de productores

Con un presupuesto de $ 450 millones, el programa que lleva cabo el Ministerio de Agricultura de la Nación y el INTA ya alcanza a unos 10 mil productores reunidos en más de mil grupos. Los desafíos: agregado de valor, financiamiento para innovación y desarrollo local.



Tras su lanzamiento en julio de 2014 y basado en la trayectoria de dos décadas de Cambio Rural, el INTA junto con el Ministerio de Agricultura de la Nación crearon “Cambio Rural II, Innovación e Inversión”, un programa que ya reunió a más de mil grupos de productores y que apuesta al desarrollo local a partir del agregado de valor en origen. Hasta el momento, los beneficiaros del programa son más de 10.000 y están distribuidos en todo el país.

“Cambio Rural II es una oportunidad que les permite a los grupos de productores de un determinado territorio contar con asistencia técnica para resolver problemáticas y debilidades productivas identificadas por ellos mismos”, aseguró Diego Ramilo, coordinador nacional de Transferencia y Extensión del INTA, quien mostró satisfacción con los resultados obtenidos.

“Hemos alcanzado la mitad de las metas previstas al inicio del programa en tan sólo nueve meses de desarrollo, las expectativas son muy alentadoras”, observó, al tiempo que especificó: “Para fin de año, se espera un total de 20.000 productores reunidos en 2.000 grupos –un promedio de 10 miembros por grupo– y 200 proyectos de valor agregado”.

Con la presencia de 700 promotores asesores en el territorio, el programa incrementa el apoyo técnico, comercial y financiero para favorecer el surgimiento de proyectos participativos, formados por grupos de agricultores familiares capitalizados o con posibilidades de capitalizarse y pymes agropecuarias y agroindustriales.

Según datos de la Coordinación Nacional de Transferencia y Extensión, las zonas con mayor convocatoria fueron el centro y norte de Buenos Aires y las provincias de Catamarca y La Rioja con 105 y 104 grupos. Luego continúan Tucumán y Santiago del Estero con 86; el sur bonaerense, 78; Mendoza y San Juan, 74; Entre Ríos, 67; Chaco y Formosa, 55; Salta y Jujuy, 39; Santa Fe, 38; Río Negro y Neuquén, 34; Corrientes, 23; Córdoba y Misiones, 14 grupos en cada una; La Pampa y San Luis, 9 y, por último, el sur patagónico con 8 proyectos registrados.

“Ya superamos los 1.000 grupos, 813 nuevos inscriptos y más de 300 que alguna vez participaron en Cambio Rural y, conformes con los resultados, se reempadronaron incentivados, en gran parte, por el acceso a las numerosas alternativas de financiamiento crediticio que ofrece esta nueva etapa del programa”, explicó Ramilo


Ramilo: “Cambio Rural II es una oportunidad para armar equipos de trabajo y diseñar proyectos que promuevan el desarrollo local y fortalezcan las economías regionales”.


Balance positivo

Con un presupuesto de $ 450 millones, Cambio Rural II considera el trabajo asociativo y el agregado de valor como ejes fundamentales para el crecimiento de pequeños y medianos productores y pymes del sector. “El programa constituye una instancia para armar equipos de trabajo y diseñar proyectos en conjunto que promuevan el desarrollo local y fortalezcan las economías regionales”, afirmó el coordinador.

De lo evaluado hasta el momento, Ramilo destacó como tendencia el surgimiento de muchos proyectos de agregado de valor en origen en productores de muy pequeña escala y pertenecientes a diversas actividades económicas.

“Resulta interesante observar la gran presencia de grupos que trabajan la transformación de excedentes para elaborar dulces, conservas, vitivinificados e hilados, por ejemplo, los cuales son muy importantes en las economías regionales”, aseguró.

De igual modo, el coordinador remarcó la aparición de múltiples iniciativas referidas al acceso al agua y su uso eficiente tanto en las actividades productivas como en la comunidad. “La gestión ambiental y la sustentabilidad son también líneas de trabajo que se impulsan desde el programa”, agregó.

En cuanto a la dimensión más operativa, Cambio Rural II le permite a los grupos contar con el apoyo de un promotor que brinda asistencia técnica y orienta la gestión de los emprendimientos durante tres años. “A través del programa, cada promotor asesor cuenta con el soporte y el respaldo científico y tecnológico del INTA”, precisó Ramilo.

En esa línea, el coordinador dijo que los productores interesados en participar deben dirigirse a la agencia de extensión del INTA más cercana, donde recibirán la información necesaria para sumarse al programa. Como asesores de los grupos, los productores pueden postular a profesionales universitarios, técnicos, estudiantes avanzados de carreras afines, técnicos egresados de escuelas agrotécnicas y referentes idóneos.

“Facilitamos la participación de la comunidad y aprovechamos las capacidades de los territorios, ya que asumimos el desafío de lograr una cobertura federal y homogénea”, argumentó.

“De hecho, en Catamarca, los que más se empoderaron de la propuesta fueron los jóvenes recién graduados de las universidades”, resaltó Ramilo, al tiempo que señaló la importancia de este aspecto del programa para contribuir a la inserción y arraigo territorial de los jóvenes profesionales en las economías regionales.


Para Ramilo, las alternativas de financiamiento “son herramientas que le permiten a los productores incorporar tecnología y dar el salto de competitividad, en un marco de inclusión y equidad”.

Acceso al crédito

Además de ofrecer capacitación técnica para fomentar proyectos que impliquen tecnología organizacional e innovación dirigidas a transformar la producción primaria, Cambio Rural II “pone a disposición del productor una lista de opciones de financiamiento, brindadas no sólo por el Ministerio de Agricultura, sino también por otras entidades públicas”, detalló.

Con el apoyo de Impulso Argentino –entidad dependiente del Ministerio de Economía de la Nación– y de la Fundación ArgenINTA, se lanzó una línea de crédito destinada a productores de Cambio Rural II que sólo requiere garantías personales en pos de favorecer el acceso a sectores no absorbidos por el sistema bancario. Cada crédito tiene un monto máximo de $ 40.000 y prevé una tasa del 12,5% anual y un plazo de cancelación de hasta tres años.

Asimismo, los productores vinculados con el programa podrán acceder a los créditos del Banco de Nación con una bonificación del 6 % en la tasa de interés, otorgada por el Ministerio de Agricultura de la Nación para aquellos grupos o productores individuales que presenten proyectos agropecuarios interesantes desde el punto de vista técnico y económico.

“Estas alternativas son herramientas que le permiten a los productores incorporar tecnología y dar el salto de competitividad, en un marco de inclusión y equidad”, concluyó.

(Fuente: INTA Informa)

(Fecha Publicación: 29-Abr-2015)


Términos y Condiciones
Política de Privacidad
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 506866.